Historia del Gallo

El Gallo… toda una historia que contar.

 

Cuenta la leyenda que su canto matinal marca el fin de los aquelarres, ahuyenta la muerte, nos exorciza de demonios y espíritus malignos, y expulsa a los diablos, brujas y duendes que, se supone, pululan la soledad de las noches. Hablamos, por supuesto, del Gallo. Y es que… Si el gallo canta a las nueve, al otro día llueve; si canta pares, agua a mares; si canta nones, sólo a montones…

Hace ya diez años que animados por la inquietud de promocionar los establecimientos de hostelería y restauración de la comarca del Valle de Aridane y de descubrir a residentes y visitantes nuestra gastronomía, la Ruta del Gallo te invita cada verano a dar espuela y a descubrir algunos de los secretos mejor guardados entre nuestros fogones y cazuelas.

Una etapa en la que hemos trabajado sin descanso para situar la Ruta y, por extensión, a nuestra gastronomía en el lugar que merece, destacando su papel en lo que a promoción turística se refiere y contribuyendo con ella a incentivar la formación y la creatividad de cuantos profesionales trabajan en el sector de hostelería y restauración de los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane y la Villa y Puerto de Tazacorte.

Así, desde 2006 hemos convertido al Gallo en un compañero inseparable para los amantes del buen yantar. Años en los que, sin duda, ha logrado conquistar miles de paladares, algunos más complacientes y otros mucho más exigentes. Años en los que, además, hemos despertado el aletargado arte del tapeo hasta el punto de que, hoy por hoy, son muchos los establecimientos que han enriquecido su carta de tapas o que, al menos, mantienen durante todo el año la que ofrecen con motivo de la Ruta, ofreciendo a residentes y a visitantes representaciones en miniatura de nuestra exquisita y singular gastronomía.

No obstante, y como suele ocurrir en todos los orígenes, la puesta en marcha de la Ruta del Gallo tuvo su lado agridulce y no faltaron dificultades y contratiempos, unos técnicos y otros, sencillamente, fruto de los caprichos y designios del destino. De hecho, de aquel primer año guardamos múltiples anécdotas e infinitos días y noches de trabajo que finalmente se vieron compensados y permitieron que nuestra Ruta del Gallo viera la luz por primera vez.

Fue polémico su nombre, con lo que lo único que pretendimos era identificar sin complejos una campaña diseñada a medida del Valle de Aridane, capaz de representar a tres municipios de un solo plumazo… por eso nos decantamos por el término con el se conoce popularmente a los habitantes del Valle, a los gallos. Al margen de las connotaciones históricas que pudiera tener el término, logramos el consenso y, dejando al lado aquellos viejos tintes machistas que consideramos más que superados en estos tiempos, en los que gallas y gallos gozan y ejercen de la libertad que por naturaleza les ha sido concedida, pusimos en marcha nuestra Ruta.

En estos cinco intensos años, y gracias al apoyo incondicional de marcas como Dorada o Libbys, al respaldo institucional de los tres Ayuntamientos de la comarca, el Cabildo Insular de La Palma y el Gobierno de Canarias y el apoyo financiero del Consejo de la Obra Social de CajaCanarias hemos logrado sacar adelante este proyecto con el que, sin duda, hemos creado escuela y abierto el camino para cuantos han seguido nuestros pasos.

Desde 2006 hasta ahora más de 26.000 ruter@s se han atrevido con el Gallo, han degustado más de 118.000 mil tapas y realizado cerca de 180 mil visitas a la Web corporativa. Resultados a los que hay que añadir los tres Gallos de Oro, Plata, Bronce y Popular que ostentan los establecimientos distinguidos hasta el momento por el jurado y el público.

Asimismo, en estos años, son muchos los invitados estrella que apasionados por la gastronomía también se han dejado seducir por el encanto del Gallo, apadrinando la Ruta y convirtiéndose en Miembros de Honor de la misma.

El entrañable amigo Chela, a quien echaremos de menos eternamente, a David Moraga, a Darío Barrio, con quien disfrutamos grandes momentos, a la dulce Eva Arguiñano, a nuestra cronista oficial “del Gallo”, Mª Victoria Hernández, a los grandes maestros de la cocina y de la comunicación, Manuel Iglesias, José Carlos Marrero y Francisco Belín González. A todos nuestro más sincero agradecimiento y nuestro humilde homenaje con el que les bautizamos como Miembros de Honor de la Ruta del Gallo.

Un nuevo año

Estamos convencidos de que igual que la forma en la que se habla, las fiestas y celebraciones, la historia y las tradiciones forman parte del acervo cultural de un pueblo, también la gastronomía define a sus gentes.

Por ello, a las puertas de la X Ruta del Gallo trabajamos activamente por recuperar, en la medida de lo posible, nuestras señas de identidad cultural desde la perspectiva de la cocina popular, apostando por el consumo de los productos de nuestra tierra, por fusionar en una tapa lo ancestral con lo moderno. Hoy por hoy podemos afirmar con orgullo que la Ruta del Gallo ha dejado un huella indeleble en el tiempo que hace que muchos profesionales y ruter@s esperen con ansia la llegada del verano para, fieles a su cita, volcarse con esta iniciativa gastronómica que además de dejarte un buen sabor de boca te brinda la oportunidad de llevarte múltiples regalos y vivir un agosto diferente, lleno de sabor y diversión.

Pero no es lo único… el Gallo deja cada año en nuestra retina y en el corazón grandes recuerdos de los momentos compartidos con los amigos e… incluso con los desconocidos que, unidos por la Ruta, se animan a sugerirte que visites y pruebes las tapas de aquellos establecimientos que, a su juicio, son los que mejores tapas han preparado o aquellos en los que mejor atención han recibido.

En ello radica la magia de la Ruta del Gallo… en lo que no se ve pero se siente, se cuenta, se descubre… Se vive… Bienvenido a nuestra Ruta!